Judicializan a banda que promovía actividades sexuales por redes sociales en Cartagena

| |

La estrategia investigativa de priorización de los delitos que afectan la integridad y formación sexual de niños, niñas y adolescentes, definida por el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa Delgado, permitió a la Seccional Bolívar, con apoyo de la Policía Nacional y la Agencia HSI (Humane Society International) de Estados Unidos, desarticular una red de trata de personas que delinquía en Cartagena (Bolívar). 

Una fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales de la Seccional Bolívar, en audiencias concentradas, logró la judicialización de ocho presuntos integrantes de la estructura, capturados durante la operación ‘Falcón’, realizada en esa ciudad y en Bogotá.  

Un juez de control de garantías de Cartagena cobijó con medida de aseguramiento intramuros al presunto cabecilla. A los demás, les impuso detención domiciliaria, atendiendo las disposiciones de prevención por el Covid-19.  

La investigación

Los ocho investigados al parecer conformaban una red de trata de personas, dedicada a la explotación sexual de menores de edad en la zona hotelera de Cartagena.

El material probatorio recaudado en dos años de investigación permitió establecer la existencia y modus operandi de esta estructura, que ejercía su actividad ilegal en la zona hotelera de Cartagena. Asimismo, se conoció que, desde 2018, los hoy procesados estarían vinculados a actividades de explotación sexual comercial de niñas, adolescentes y mujeres adultas; y al tráfico de estupefacientes. 

Según la información obtenida, la banda disponía de apartamentos para atender a los supuestos clientes, y recurría a las redes sociales para ofrecer paquetes turísticos en los que incluían los servicios sexuales de las víctimas, en especial a ciudadanos extranjeros.   

Los indicios dan cuenta de que la organización captaba menores de edad y mujeres de bajos recursos, y de nacionalidad extranjera. Al parecer, bajo amenazas ejercían control sobre ellas, les retenían los documentos y las explotaban sexualmente con fines comerciales. 

Los procesados y sus roles 

De acuerdo con sus presuntas responsabilidades individuales, la Fiscalía imputó a los detenidos los delitos de: concierto para delinquir, proxenetismo, estímulo a la prostitución, trata de personas; y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. Los procesados son: 

1.                   Luis Alfredo Sanabria, alias Alejandro, supuesto cabecilla de la organización, capturado en Chapinero, en el oriente de Bogotá. Al parecer, captaba mujeres mayores de edad y adolescentes con el propósito de ofrecer sus servicios sexuales a través de páginas de internet.  

Esta persona es señalada de recibir los dineros que por concepto de arrendamiento debían pagar las víctimas. Las declaraciones evidenciaron que, si por algún motivo no le daban el dinero, el hombre las amenazaba, les quitaba sus objetos de valor y, en ocasiones, las habría agredido físicamente.  

2.                   Emilia Carvajal Consuegra, presunta socia de alias Alejandro, a quien alertaba sobre los movimientos de las autoridades migratorias. También estaría involucrada en la búsqueda de niñas y adolescentes. Sería la propietaria de uno de los apartamentos dispuesto para las actividades ilícitas. 

3.                   David Mauricio Orozco Murillo, alias el Cali, presunto responsable de la captación de menores de edad, especialmente extranjeras en condiciones de vulnerabilidad. De acuerdo con las investigaciones, este hombre las explotaba sexualmente con fines comerciales y, supuestamente, las usaba para transportar estupefacientes. 

Orozco Murillo fue deportado de Estados Unidos. Estuvo en la cárcel por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes entre 2012 y 2016, y en su contra cursan otros procesos en la Fiscalía. 

4.                   José Luis Coneo Delgado, alias el Gordo, señalado de coordinar la distribución de drogas. Al parecer, planeaba los eventos para los extranjeros, los recogía en el aeropuerto y los llevaba al sitio donde los hospedarían para llevarles a las niñas o adolescentes para su explotación.  

Coneo tenía libertad condicional y dos investigaciones activas en la Fiscalía por el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.
 

5.                   Sony Navas de Arco, alias Tony. Sería el encargado de entregar los estupefacientes a las víctimas para que se los hicieran llegar a los clientes.  

6.                   Juan Carlos Escorcia Sierra, alias el Flaco. Era el supuesto enlace entre los ciudadanos extranjeros y los proxenetas, y quien escoltaba a los clientes para todos los asuntos relacionados con compra de drogas.  

7.                   Ana Emilia Rodelo Mejía. Esta mujer también estaría vinculada a la captación de mujeres. Se conoció que ofrecía en las calles del barrio El Laguito apartamentos y servicios a los turistas. 

8.                   Gerson Sierra de la Barrera, alias Torito. Se le atribuyen actividades de venta y distribución de drogas. 

De estos investigados, alias el Gordo, Tony, el Flaco y Torito aceptaron su responsabilidad por los delitos de concierto para delinquir, trata de personas; y tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. 

Noticia Anterior

Canal del Dique en San Estanislao amenaza con inundar el pueblo

Babilla que se ha comido dos perros en Olaya causa temor en la comunidad

Noticia Siguiente

Deja un comentario