Un hueco en la avenida del lago pudo haberle costado la vida a «Ñoño»

«No aguanto mas, lucho, él quería vivir, pero médicamente no hacían nada. Para mi hubo negligencia médica». Fueron algunas de las palabras de Yessica, una joven destrozada por la muerte de su padre.

¿Qué fue lo que pasó?

El 6 de febrero a eso de las 7 de la noche Oscar Palomino, más conocido como el «Ñoño», se dirigía a su casa En la Consolata después de su habitual jornada de trabajo.

En el trayecto, según cuentan algunas versiones, Oscar perdió el equilibrio de su moto a causa de un hueco en la vía, lo que le ocasionó el accidente.

“Lo llevaron a una clínica en el barrio España, luego lo trasladaron a otra clínica por La Castellana y fue en la Clínica El Bosque donde le descubrieron todo lo que tenía. Mi papá quería vivir, un día abrió los ojos y me miró, se puso a llorar, pero no le hacían nada médicamente. Para mí, hubo negligencia” Manifestó la hija de Ñoño.

Otras hipótesis sobre lo ocurrido

La familia cree que Oscar no pudo esquivar un hueco en la vía y cayó al pavimento.

Por otra parte, se echa la culpa del accidente a un pavimento mojado y grasoso por los desechos que vendedores ambulantes lanzan a la avenida del lago.

Óscar murió la tarde del miércoles, no pudo aguantar más.

Tenía más de 20 años manejando motos y 34 años vendiendo chances. Actualmente trabajaba en Bocachica.

Sobre su persona se cuenta que era una persona muy juiciosa, muy amable y sociable, un buen padre.